jueves, 21 de marzo de 2019



DRONES TECNOLOGÍA DE PUNTA PARA SEGURIDAD AÉREA Y TERRESTRE

“El desarrollo tecnológico nos ha abierto la puerta de un mundo completamente nuevo y lleno de innovaciones, que si se emplean en favor de las naciones, los beneficios serán tangibles tanto a nivel económico como social”

La utilidad que tendrán los drones para las naciones, no se restringirá a actividades recreativas como la grabación de paisajes, sesiones fotográficas o mapeo de áreas, por el contrario, dichos equipos tecnológicos se convertirán en una herramienta vital para la seguridad tanto aérea como terrestre, de acuerdo con expertos de la empresa mexicana Seguritech.

“Ya hay países y estados en México en donde los drones han sido integrados a las estrategias de seguridad nacional por Seguritech y son empleados para labores de control, vigilancia y apoyo en la atención de trabajos de emergencia”, explicó Fernando Peña, director general de la empresa. Por sus características tecnológicas y alcances, estos vehículos aéreos no tripulados, son ideales para las labores de supervisión en áreas donde el desarrollo de actividades ilícitas se lleva a cabo con frecuencia ya que estos dispositivos tienen la capacidad de no ser detectados por los delincuentes. Los avances tecnológicos han permitido hacer de los drones, equipos altamente sofisticados capaces de soportar condiciones climáticas extremas, así como útiles para explorar zonas de riesgo que para las corporaciones policiacas convencionales, resultan en ocasiones inaccesibles.

Otra de las ventajas que identifica Seguritech en la implementación de los drones para labores de seguridad, es que los tiempos de acción y atención a denuncias, así como seguimiento a operativos, se vería altamente beneficiado pues serían grandes aliados para mantener vigiladas las zonas de emergencia antes del arribo de las autoridades.

De acuerdo con los expertos en el manejo de estos equipos, un dron puede recorrer hasta 7 kilómetros de distancia en menos de un minuto, por lo que el retraso en la atención a denuncias ciudadanas, disminuiría hasta en un 70% con su implementación en estrategias de seguridad. Debido al desarrollo tecnológico de los drones, la tendencia en distintos países es que se conviertan en la primera presencia en un reporte de emergencia.



PROTECCIÓN BANCARIA EN ALAS


El riesgo es un gran motivador para el desarrollo de la tecnología, dice Miguel Ángel Carlos Jaime en el evento 2 conferencias un solo lugar, organizado por ALAS México.

Para Miguel Ángel Carlos Jaime, Ex Director Ejecutivo de Prevención de Fraudes y Seguridad Corporativa de Grupo Financiero Santander, la evolución que ha tenido la banca en la implementación de tecnologías se ha generado con base a las vivencias de riesgo y factores críticos “el riesgo es un gran motivador para el desarrollo de la tecnología que debe ser aplicada en todos los niveles” dice, desde los procesos de selección con herramientas de detección facial, seguridad de las instalaciones, salvaguarda de información, operaciones digitales etc.

La banca sigue creciendo día a día. En el país hay 13,000 oficinas bancarias, 51,000 cajeros, 174 millones de tarjetas de crédito, se realizan 1150,000 millones de transferencias electrónicas anuales, transferencias por vía celular 15.2 millones, hay 37 millones de usuarios en internet; ante esto el reto es contar con elementos y herramientas que permitan administrar y controlar tal cantidad información, sin duda un tema de costo – beneficio a fin de un mayor nivel de protección.

Los profesionales de seguridad deben pensar cuál es el tratamiento a dar para los riesgos que sufre la banca desde geológicos, tecnológicos, delincuencia organizada, asalto, robo interno, externo, cibernético, opina Carlos Jaime, “tenemos que incorporar estrategias y planes maestros pues la tecnología nos tiene que ayudar a matizar y dar un resultado”.

Actualmente La Banca está trabajando en la implementación de sistemas biométricos en todo el sistema financiero para lograr la identificación de los clientes, a la fecha existen pocas sucursales, pero continúan en este proceso de desarrollo de nuevos productos y servicios.  Hoy día La Banca invierte 2,400 millones de pesos en seguridad, solamente en monitoreo Cibernético, pruebas de estrés, hackeo, certificaciones del personal y esquemas de monitoreo. Hay un gran mundo de inversión y oportunidad y depende de la creatividad de los usuarios de la tecnología para que se pueda adaptar, aplicar y hacerla congruente para usarla en beneficio, pero es importante también contar con un marco regulatorio.



¿POR QUÉ NO SE DEBE ESCATIMAR EN SEGURIDAD "ENDPOINT"?

PC, impresoras, escáneres e impresoras de red se están volviendo los puntos de entrada más frecuentes para los ataques informáticos.

Dicen que "un centavo ahorrado es tan bueno como un centavo ganado". A pesar de que eso puede ser cierto cuando se compran servilletas, el seguimiento ciego a esa regla puede crear un riesgo imprevisto en otras áreas, especialmente cuando se trata de adquirir tecnología.

Pensá en un equipo de compras de una empresa grande mientras considera una compra al por mayor de dispositivos endpoint como laptops e impresoras, con el precio más bajo posible por unidad.
Lograr un 20 por ciento de descuento en la operación es una gran ganancia para la compañía –hasta que deja de serlo. Cuando uno de esos dispositivos no está protegido de manera adecuada, rápidamente se convierte en la puerta de entrada para que los hackers tomen el control de una red y sustraigan la información privada de los clientes… o el dinero; entonces, ¿cuál es el costo real?
Como lo confirman los titulares de las noticias, el crimen cibernético es feroz en toda Latinoamérica, con un costo para la región de por lo menos 90 mil millones de dólares cada año con base en la estadísticas más recientes del Banco Interamericano de Desarrollo (IDB). Brasil es el más atacado en este sentido y es el lugar con el mayor número de sedes activas de los criminales cibernéticos en la región.

México se encuentra en un cercano segundo lugar, después de haber sufrido pérdidas por 3 mil millones de dólares en daños causados por los crímenes cibernéticos en 2016.
Los dispositivos endpoint –PCs, impresoras, escáneres e impresoras de red– se están volviendo los puntos de entrada más frecuentes para dichos ataques. De hecho, más del 70 por ciento de las violaciones a los datos tienen que ver con los equipos endpoint.

Estas son las tres mejores prácticas para proteger adecuadamente estos dispositivos y mantener segura tu empresa.

Integrá a los profesionales de TI, no únicamente al equipo de compras

Debido a que cada dispositivo conlleva una vulnerabilidad potencial, la compra de tecnología de información (TI) debe incluir conversaciones que vayan más allá del precio. La seguridad debe ser un criterio bien pensado y deliberado.

Esto significa que los profesionales, tanto del equipo de TI como del equipo de seguridad, deben ser participantes activos en los criterios de evaluación y selección de la nueva tecnología que cumpla con las políticas de seguridad de la empresa. Estos empleados también son capaces de identificar la forma de aprovechar al máximo las inversiones en TI existentes, y planear las necesidades de crecimiento a futuro con puntos de integración de servicios o aplicaciones.

Por último, los profesionales de TI pueden evaluar las características de seguridad para mejorar la productividad con beneficios para el usuario final, sin comprometer los requerimientos de seguridad de la empresa.

Invertí en seguridad "endpoint" de primera clase

La mayoría de las empresas simplemente no invierte lo suficiente en seguridad cibernética. Rob Owens, analista de investigación senior para Security and Infrastructure Software en Pacific Crest Securities, comenta: "pienso que la seguridad ha sido un área en la que no se ha gastado lo suficiente en décadas. Estás gastando alrededor del 3 por ciento de tu de capital que está destinado para TI en seguridad. Eso es relativamente bajo."

Sin embargo, no se trata solamente de los dólares que se invierten, sino de asegurar que esos dólares estén bien gastados. Buscá las mejores características de su clase tales como la detección de malware con base en la conducta (en vez de la firma que solo identifica malware conocido), la autenticación multifactor y la detección automática de intrusiones en tiempos de ejecución.

Además, soluciones para la administración de la seguridad de una flota, que verifiquen y corrijan las configuraciones de seguridad de los dispositivos cuando se reinician, lo cual es otra consideración importante para la protección de los endpoints. Recordá incorporar también medidas de seguridad física como pantallas de privacidad para impedir el hackeo visual.

Llamá a los expertos

La seguridad endpoint es fundamental para la salud de todas las empresas; de ahí que, subcontratar la responsabilidad, tiene sentido para muchas de las compañías. Un estudio reciente revela que solo el 16 por ciento de los encargados de tomar las decisiones de TI de las empresas considera que las impresoras son un objetivo de alto riesgo para una violación de la seguridad –lo cual crea una gran vulnerabilidad que los criminales cibernéticos están ansiosos por explotar.

Asociarse con un experto en seguridad puede brindar a las empresas la tranquilidad que necesitan, ya que les proporciona las herramientas de seguridad especializada, así como los recursos necesarios para hacer el trabajo de la manera correcta.

De hecho, según el EY Global Information Security Survey 2018–19, la mayoría de las empresas delegan las funciones tales como el monitoreo de seguridad, la evaluación de vulnerabilidad, la administración de riesgo, y la gestión de identidad y acceso a terceras partes.

Las empresas se han enfocado generalmente en la reducción de costos cuando compran computadoras, impresoras u otra tecnología. Pero un centavo ahorrado en seguridad hoy podría dañar tu cartera el día de mañana cuando se consideran los riesgos y las implicaciones potenciales para tu empresa. Ahora, preguntate a vos mismo: ¿Qué tan protegido estás realmente?







HAY QUE PROFESIONALIZAR LA SEGURIDAD Y EL CONTROL DE RIESGOS

Pérez Barrios, venezolano residente en el estado de Florida conoce el tema,  y mucho. Durante años de actividad profesional en el área de la seguridad fueron muchas las inquietudes que lo motivaron a investigar cómo hacer de un “oficio” una actividad cargada de profesionalismo y como consecuencia, el  logro de realizar cada día un trabajo que lo llenara de orgullo, satisfacción y realización personal.
Así  fue como hice cosas que no se acostumbraban en Venezuela tales como colocar distintivos, sellos y luces a las unidades vehiculares utilizadas por los supervisores. Diseñé e implementé el uniforme para el personal de supervisores, porque era un contrasentido que ellos exigiesen al personal de oficiales de seguridad un correcto uso del uniforme cuando ellos trabajaban de civil. De hecho, como cabeza de la empresa fui el primero en ponerme el  uniforme, algo que ni antes ni después acostumbraron hacer los directivos de las empresas.

-Me imagino que no fue sencillo ¿Qué otros logros se concretaron bajo su gestión?
– Estandaricé el uso de chapas, jerarquías, insignias de cursos, barras de honor al mérito y cintas de reconocimiento, que fueron de igual forma normadas e implementadas para todo el personal.
El experto en el tema afirma que todo lo anterior se debió construir sobre una base sólida que permitiera que todo aquello tuviese sentido, porque de lo contrario no sería más que un ridículo disfraz.

–¿Y cómo lo logró?
-Pues con una organización construida sobre valores y sobre la formación profesional de todo el personal. Todo esto se hizo con un alto grado de eficiencia, pero apuntaba a lo interno, con reflejos directos al servicio que se prestaba a los clientes, pero eso no era suficiente.
-Y así fue como le fui dando forma a una metodología de análisis que fue mejorando sus formas y enriqueciéndose con experiencias.  Fue un esfuerzo que rindió cada vez mejores frutos y es así que ahora llegó el momento de dejar plasmado en un libro esos años de interesantes experiencias, para de esta manera concluir con la publicación del libro Control de riesgos: Manual para estudios de seguridad.

-¿Qué pretende o busca con esta obra?
-Con esta obra se pretende dejar publicado un manual que permita cubrir esa carencia que existe en muchos hombres y mujeres ocupados y responsables de lograr mejores niveles de seguridad en sus instalaciones.
“Y me refiero tanto al personal que se dedica a brindar protección y custodia como profesión, como también a todos los responsables de lograrlo tales como gerentes de empresas, directivos de institutos educacionales, centros comerciales, fábricas, condominios, urbanizaciones, en fin, cualquier instalación que deba ser protegida de acciones criminales, ya que con el estudio de este libro se podrá conocer, con claridad meridiana, lo que  es seguridad. Y quienes no son profesionales de la seguridad se podrán comunicar con sus asesores o prestadores de servicios de custodia y protección, pudiendo tomar decisiones con base en criterios sólidos sobre el tema”.
Carlos Pérez Barrios está convencido que en el caso de las empresas de seguridad o de vigilancia privada, transporte de valores o centrales de monitoreo, tanto externas como propias, resulta imprescindible que todo su personal, desde el presidente de la organización hasta el más novato de sus funcionarios, deba conocer en profundidad esta obra para tener pleno conocimiento profesional de lo que la seguridad integral implica, sus relaciones internas y externas, su vital coordinación con otras unidades o entes relacionados, para de esta manera poder brindar un servicio realmente profesional a sus clientes.

“Podemos concluir que un personal bien organizado, tratado y  formado es la clave de garantía para un buen servicio de seguridad”.

El libro se consigue en www.amazon.com

miércoles, 20 de marzo de 2019




EFECTOS DE LA CIENCIA, LA TECNOLOGÍA Y LA INNOVACIÓN EN LA SEGURIDAD

Por Clara Inés Pardo Martínez, Profesora de la Escuela de Administración de la Universidad del Rosario y Directora Ejecutiva del Observatorio Colombiano de Ciencia y Tecnología (OCyT).
Los países más avanzados en temas de seguridad han realizado un esfuerzo sistemático y coordinado para desarrollar capacidades de innovación.

Avances en la ciencia, la tecnología y la innovación (CTI) se han generado desde la investigación científica que realizan diferentes instituciones públicas dedicadas a los temas de seguridad de los estados en la medida que surgen nuevas amenazas que deben ser controladas o estar preparados para enfrentarlas.

Los países más avanzados en temas de seguridad han realizado un esfuerzo sistemático y coordinado para desarrollar capacidades de innovación intrínsecas que puedan interrelacionarse con los mejores avances tecnológicos a nivel militar a partir de la asignación de recursos para la investigación, el recurso humano y una gobernanza adecuada. El análisis detallado de la vigilancia tecnológica global los nuevos desarrollos, el know-how acumulado y la aplicación de estrategias avanzadas de mercadeo y gestión han demostrado que se puede generar tecnología de punta en el ámbito de la seguridad y que estas puedan ser trasladadas a otros sectores de la economía como sucedió, por ejemplo, después de la segunda guerra mundial, muchos de esos desarrollos fueron migrados a otros sectores como fue el caso de la planeación estratégica que es un elemento central en los avances de la gestión.

Actualmente, los temas que se trabajan en conexión entre CTI y seguridad priorizan lo siguiente:

i. La seguridad cibernética que es un elemento clave que permite anticipar las eventuales vulnerabilidades a través del fortalecimiento de los sistemas cibernéticos e infraestructura permite el monitoreo en tiempo real y fortalece la respuesta y recuperación en caso de un ataque o amenaza potencial, sistemas de información y computación resistentes por seguridad multinivel, vías de acceso con enlaces seguros que permitan conectividad entre los diferentes elementos que aseguran la seguridad y la información que se enfrentan en internet y la información confidencial que maneja el estado, almacenamiento seguro en la nube y comunicaciones seguras que son un requisitos para cualquier agencia del estado dedicada a temas de seguridad;

ii. La inteligencia, que implica la recolección de los datos, con sus fuentes, análisis, integración y generación de resultados de forma precisa y oportuna es fundamental para la seguridad de cualquier país para las agencias de inteligencia, cumplimiento legal y autoridades de protección de fronteras y salud. Las tecnologías avanzan rápidamente y transforman la forma como se recopila, integra y explota la información, la capacidad de automatizar, integración y análisis de datos con técnicas de big data garantizando confiabilidad, integridad y calidad, se convierten en una necesidad y requerimiento obligatorio de las diferentes agencias del estado lo cual implica un trabajo y esfuerzo coordinado que tenga en cuenta las directrices de las políticas actuales y asegurando el cumplimiento de la privacidad de los ciudadanos;

iii. Seguridad fronteriza y gestión de identidades, implica la aplicación de la ciencia y la tecnología para mejorar la capacidad de rastrear, identificar y detectar personas, objetos, materiales peligrosas o amenazas que identifiquen movimiento (sensores) y autenticación de identidad (capacidades biométricas), que requieren la observación y evaluación de explosivos, agentes químicos, biológicos o radiológicos, enfermedades, narcóticos u otro tipo de materiales o productos peligrosos para la seguridad;

iv. Ciencias forenses, es fundamental mejorar las capacidades para utilizar la información como apoyo forense que implica procesamientos efectivos para evitar actividades terroristas y criminales de orden transnacional con nuevas tecnologías que permitan trabajar y analizar la situación en el lugar de los hechos para generar información científica oportuna y precisa para apoyar la investigación de los sucesos;
v. Preparación, protección, prevención y respuesta al riesgo, que implica que las agencias deben estar equipadas y preparadas para responder de manera efectiva y segura a eventos que puedan alterar la seguridad nacional que incluye resiliencia física, social y cultural, previsión, modelización y evaluación de riesgos, capacidad de respuesta inicial y gestión de la información. Otro punto, es el análisis de métodos y técnicas para identificar la amenaza para contrarrestar sistemas y/o vehículos aéreos no tripulados y su uso para generar capacidades tácticas para vigilancia y comunicación;

vi. Prospectiva tecnológica busca que las agencias minimicen la sorpresa estratégica, que implica la previsión tecnológica al establecer nuevas tendencias tecnológicas globales y sus aplicaciones que permitan pronosticar los desafíos y oportunidades futuras en temas de seguridad y amenazas.

Todos estos elementos muestran la importancia de la CTI en los diferentes desarrollos y aplicaciones de las agencias de seguridad del estado y la industria militar donde el papel del programa nacional de ciencia y tecnología de seguridad y defensa promovido por Colciencias es crucial en esta etapa de postconflicto para los nuevos retos y potenciales amenazas que debe enfrentar el país en el corto, mediano y largo plazo para consolidar la paz.





CUSTOMER EXPERIENCE MANAGEMENT (EXPERIENCIA DEL CLIENTE): ¿QUÉ ES?

Customer Experience Management (Experiencia del Cliente) es un término que ha sido discutido por mucho tiempo. Muchas empresas todavía creen que el éxito de un negocio venía justamente de lo que era negociado, o sea, del producto o del servicio ofrecido por ellas. El objetivo principal era siempre vender más, beneficiarse más, sin prestar mucha atención en el proceso que llevaba hasta esa venta, o mejor, en los individuos que participaban en ese proceso.

Por Hernán Rivas

En los últimos años, mucho se ha hablado de Customer Experience Management y cómo ha sido un gran desafío para las empresas, que han percibido que el éxito del negocio está directamente relacionado con el enfoque en el cliente en lugar del producto en sí. Pero, al final, ¿qué es Customer Experience?

Customer Experience Management: el concepto

Customer Experience (en español, la experiencia del cliente, o CX) es la percepción de los clientes – tanto consciente, como subconsciente – sobre un producto o servicio después de cualquier interacción con la empresa. Esta interacción puede darse de varios niveles y formas, ya sea online u offline.
El CX debe ser una estrategia a largo plazo que recorre todos los sectores y departamentos de la empresa y que busca el éxito y la buena relación con el cliente, estableciendo una relación de lealtad entre él y esa empresa.

El foco es siempre el cliente. Además de acciones y proyectos, la empresa debe establecer una mentalidad que debe ser reconocida y defendida por todos sus miembros a fin de crear la mejor experiencia para el cliente y diferenciarse de sus competidores.

Customer Experience Management: las 3 estrategias

Hay tres estrategias de Customer Experience que pueden ser aplicadas por las empresas:

• Marketing de Experiencie: muy utilizada por tiendas físicas y eventos, el objetivo de esta estrategia es la creación de una experiencia rápida, por lo tanto memorable para el cliente;

• Digital Experience: la experiencia duradera debe ser alcanzada por medios digitales para facilitar al cliente en el momento de interactuar con la empresa. Es una forma de agilizar y optimizar los servicios ofrecidos, ahorrando tiempo para el cliente;

• Customer Experience Management: el objetivo es el establecimiento de un área interna que va a estudiar y ofrecer una experiencia consistente en todos los tipos y etapas de interacción entre el cliente y la empresa. Esta última estrategia merece un cuidado mayor, pues es una práctica que consiste en alcanzar y exceder la expectativa del cliente para perfeccionar su lealtad y satisfacción. Exceder las expectativas se trata de conocer al cliente a punto de crear y personalizar interacciones para crear una relación de lealtad y despertar en él el deseo de recomendar la empresa a amigos.

Las orientaciones

Son innumerables los consejos para las empresas que apuntan a la excelencia en Customer Experience. Algunas son fundamentales, como:

#1 Escuche a su cliente
Aproveche cualquier oportunidad que tenga para escuchar a su cliente y conocer más sobre sus deseos personales y aspiraciones. Esto facilita el trabajo de personalización de experiencia y mejora la relación entre cliente y empresa. También vale la pena buscar el feedback proactivamente, no esperes que tu cliente haga una queja. Usted puede preguntar cómo fue su experiencia.

#2 Establezca un lazo emocional con su cliente
El objetivo siempre es transformar clientes en fans, y para eso, usted necesita tener carisma y crear una relación de lealtad con ellos;

#3 Demuestre responsabilidad y compromiso
Cuando esté en contacto con el cliente, enfóquese siempre en él, respételo y demuestre eso. Haga el máximo y vaya más allá para satisfacer sus necesidades;

#4 Use la creatividad y sea diferente
Para que la experiencia sea memorable, debe ser especial. Para ello, usted debe conocer lo que está ofreciendo y diferenciarlo de sus competidores. Evite el “más del mismo” y procure innovar siempre, sea en sus productos, servicios y / o en las propias interacciones con el cliente.

¿Cómo valorar el servicio de seguridad?

En los servicios de vigilancia actuales todo se trata de balance: preservar la seguridad mientras se mejora la experiencia del usuario final ¿Y quién es el usuario final?  Usualmente no es la compañía que contrata los servicios de seguridad sino los clientes de este último.

Un ejemplo es un centro comercial que contrata una compañía de vigilancia para garantizar la seguridad en sus instalaciones, si bien es éste quien elige la compañía y paga por el contrato, quienes realmente perciben la seguridad y disfrutan de los beneficios son los visitantes que recorren el sitio.   

Son estos, los clientes finales, quienes califican y dan la última palabra sobre la experiencia vivida e influyen directamente en la decisión del centro comercial para mantener o remover la compañía de seguridad contratada.  Así pues, el enfoque de las compañías de seguridad deberá ser el de crear experiencias de usuario memorables para cada mercado en el que prestan el servicio.

El guardia de seguridad suele ser la primera persona que se encuentra en cientos de establecimientos, es la primera cara que el cliente ve, el primer contacto que tiene y por ello éste debe representar una extensión de lo que la tienda, hospital, aeropuerto, centro comercial o comercio quiere entregar como experiencia de servicio a sus clientes.  No es solo una figura con unos procedimientos, debe estar capacitado en atención al cliente, ser preparado para responder preguntas del negocio y estar listo a brindar mayor valor.

El uso de la tecnología es un eje clave para crear experiencias de usuario memorables, las herramientas tecnológicas proveen a los servidores de seguridad de más información, control y capacidad mientras optimizan su desempeño y por ello son una pieza clave en el desarrollo del negocio de seguridad a futuro.  En la época actual no se puede crear experiencia de usuario sin tecnología.

¿Usted aplica Customer Experience Management en su empresa? ¿Ha notado resultados? Comparta con nosotros en sus comentarios sus experiencias positivas (o no) como cliente y lo que su empresa hace para mejorar la experiencia de sus clientes.

martes, 19 de marzo de 2019





LA SEGURIDAD EN EL TRANSPORTE PÚBLICO

El transporte público es, sin lugar a dudas, uno de los servicios que determinan la calidad de vida de una comunidad y, en buena medida, representa un cierto grado de bienestar, sobre todo en términos de seguridad, eficiencia y comodidad.

Cada día en la Ciudad de México, más de nueve millones de personas utilizan algún medio de transporte, por ello es necesario contar con reglamentos, normas y herramientas eficientes que garanticen los derechos de los usuarios, principalmente en lo que a seguridad se refiere.

Los problemas del transporte público son variados y que ver con la saturación de rutas, la irregularidad en el servicio, la falta de capacitación de los operadores, la antigüedad del parque vehicular y las constantes violaciones a la normatividad.

Pero la problemática del transporte público no puede verse sólo como una situación de la Ciudad de México, sino como un fenómeno metropolitano, que incluye también la demanda de los habitantes del Estado de México. Se espera que dentro de 10 años en ambas entidades se movilizarán más de 28 millones de personas, por lo que el reto será casi tres veces mayor que en la actualidad.

Según cifras oficiales, el 60% de los viajes que se realizan en la Ciudad de México son en microbuses, cuyas unidades, en su mayoría, están en mal estado y el 95% de ellas ya cumplió su vida útil, además de que los operadores carecen de capacitación y su manera de manejar es altamente riesgosa.

Se estima que en esta ciudad mueren aproximadamente 900 personas cada año en accidentes de tránsito, el 60% son atribuibles al transporte público, principalmente a taxis y microbuses. El Servicio Médico Forense informa que las muertes por hechos de tránsito más comunes son los atropellamientos, choques, volcaduras y la caída de vehículos en movimiento.

Una encuesta reciente, realizada por Presencia Ciudadana Mexicana, sobre la percepción de los usuarios del transporte en la capital, señala que las experiencias más desagradables en el transporte público están relacionadas con la inseguridad (38%), la falta de cultura cívica (11%), incomodidad (6%), contaminación (2%) y tráfico (2%).

Otro aspecto que destaca esta encuesta es la preferencia de las personas por determinado tipo de transporte público, ya sea concesionado u operado por el gobierno, sobresale el Metro como principal medio de transporte (41%) por su rapidez, seguridad y comodidad.

Cuando a la gente se le preguntó qué transporte evita usar y las razones para hacerlo, contestó que el microbús con 27%, por inseguridad (83%) e incomodidad (13%), seguido por el taxi con el 11%, por caro (62%) e inseguro (31%).

Estas respuestas muestran que las preocupaciones de los usuarios del transporte se centran en la seguridad, la comodidad y la eficiencia, y advierten a las autoridades para que asuman un papel de mayor vigilancia.

La red de transporte público en conjunto muestra bajos niveles de servicio, impactando en los tiempos de recorrido, ocasionando enormes costos sociales y energéticos, demoras, incomodidad, inseguridad y una severa contaminación ambiental.

En la Ciudad de México existen unos 28 mil microbuses y más de 103 mil taxis, sin contar los casi 20 mil taxis piratas, que en la mayoría de los casos han rebasado su vida útil y no cuentan con las condiciones necesarias de seguridad, higiene y confort para brindar un servicio adecuado.

A través de diversos programas se han otorgado créditos para microbuses y taxis, pero los esfuerzos para modernizar y mejorar el servicio han sido insuficientes y poco se ha logrado avanzar en la renovación del parque vehicular y en el cumplimiento de las normas de vialidad.

Los derechos casi olvidados

La vulnerabilidad de los usuarios del transporte público es latente, y también se extiende hacia los peatones y las personas que utilizan otros tipos de movilidad, como los ciclistas. Las actuales condiciones del tráfico en la ciudad no sólo hacen evidente la pérdida del carácter de las calles como espacios para el encuentro, la convivencia y la comunicación de los ciudadanos, sino que también evidencian los riesgos para la integridad física de las personas.

La realidad es que peatones, ciclistas y usuarios del transporte público son sistemáticamente discriminados y excluidos por la falta de regulación sobre sus derechos dentro de la legislación en materia de transporte vigente en la Ciudad de México.

En términos de seguridad, ésta se ve limitada a la cobertura que las aseguradoras hacen de las unidades, más no de las personas. Los usuarios, en la mayoría de los casos, son poco visibles en las políticas de transporte, y esta situación se agrava por las lagunas legislativas en esta materia.

Por ello es necesario incorporar al peatón y a los usuarios del transporte público como ejes de la política de transporte, ya que en la medida que se incluyan las necesidades e infraestructura peatonales y se aliente un transporte público eficiente y seguro se aumenta la calidad de vida en la ciudad.

Los derechos de los usuarios del transporte público deben ser una prioridad dentro de las políticas de transporte. La ciudad padece una falta de cultura cívica y de transporte que tutele los derechos de los peatones y usuarios del transporte, esto se debe, principalmente, a que no son un gremio, o una colectividad que se manifieste públicamente por sus derechos. Sin embargo, en la Zona Metropolitana del Valle de México representa a más de 18 millones de personas.

Es un derecho de todos los habitantes de la ZMCM contar con la prestación segura, digna, regular, continua, uniforme, permanente e ininterrumpida del servicio público de transporte. Actualmente los operadores del servicio no satisfacen cabalmente estas condiciones.

Por ello resulta urgente establecer normas de calidad, seguridad y funcionamiento del transporte de pasajeros, pues la mayoría de los autobuses, microbuses y combis, violan las reglas elementales como son, el uso de luces en la noche, la altura mínima al interior del vehículo, topes de velocidad y saturación de pasajeros.

Es indispensable que las autoridades, en el ámbito de su competencia, garanticen el tránsito seguro de las personas mediante la construcción de infraestructura e instalación de los señalamientos viales necesarios, así como la posibilidad de conectarse entre medios de transporte y vialidades.

Es necesario acabar con las deficiencias jurídicas sobre los derechos de peatones, ciclistas, y usuarios, y proponer los lineamientos que, desde el punto de vista de los ciudadanos, deberían contemplar los ordenamientos jurídicos y administrativos para garantizar tales derechos.

Para los ciudadanos es un derecho vivir en ciudades pensadas, diseñadas y organizadas a la medida de los seres humanos y no de los automóviles. A gozar de amplias zonas peatonales, con una infraestructura vial que nos permita acceder a las calles y aceras con seguridad, así como contar con un servicio de transporte público eficiente, limpio, articulado y debidamente equipado para movilizarnos libremente en la ciudad.

En la construcción de nueva infraestructura para el transporte es obligación de los gobiernos garantizar el equilibrio urbano y de mejoramiento de las condiciones de vida de la población, a partir de la creación y el mantenimiento de espacios públicos, del cuidado de la infraestructura vial ya existente y del ordenamiento del transporte.

Es inaplazable impulsar en la Ciudad de México un cambio cultural que entrañe otra visión del transporte y de la movilidad urbana, más humano, menos violento y más amigable con el medio ambiente. Con un transporte público eficiente, limpio y seguro que sea la punta de lanza para valorar desde otra perspectiva la movilidad.

Contar con un transporte que satisfaga las necesidades de la población será un factor determinante para inhibir el irracional y anárquico incremento de automóviles de uso particular.

Resulta evidente que la legislación sobre transporte y vialidades continúa anclada en una visión que privilegia al automóvil y excluye los modos autónomos de movilidad, como son los peatones, ciclistas y usuarios, a quienes ignora sus derechos y en cambio abruma de obligaciones.

Aún persiste en los gobiernos la idea de destinar un monto mayor del presupuesto para la construcción de nuevas y cada vez más costosas vías para los automovilistas particulares, que sólo representan el 20% de la población de la Ciudad de México, mientras que la asignación para la construcción de infraestructura que privilegie el espacio público es mínima.

Avanzar al siguiente nivel

En México contamos con diferentes sistemas de transporte público que ofrecen servicio a todos los ciudadanos. Sin embargo, el aumento de la población es una constante que impacta en la demanda de estos servicios y los vuelve vulnerables debido a la gran concentración de personas que los utilizan.

En el último año, el robo en transporte público se incrementó 25% (microbuses, combis y camiones) llegando a tener un promedio de 10 asaltos por día, según datos de la Procuraduría de Justicia de la Ciudad de México. Los datos muestran que los delincuentes obtienen hasta 16 mil pesos por botín, mil en efectivo y el resto en celulares, tabletas o joyas.

Cada día estamos expuestos a diversas situaciones de inseguridad que suceden en los lugares públicos, sobre todo, cuando se concentra un gran número de personas. Algunos de los lugares que pueden llegar a ser inseguros son las estaciones de transporte público e, incluso, el propio medio de transporte.

Si bien es cierto que muchas personas no pueden evitar tomar el transporte público a diario, hay algunas pautas que se pueden seguir para hacer que este hábito sea lo más seguro posible.
Antes de nada, es necesario saber qué ruta se va a seguir, en qué estación o parada hay que tomar el transporte y en cuál se ha de bajar. Tener todo ello claro evitará despistes que pueden llevar a la persona a una situación de riesgo.

Es recomendable llevar el dinero necesario para pagar el pasaje y, siempre que sea posible, tener a mano la cantidad justa. Asimismo, hay que evitar dejar el dinero o la cartera a la vista ya que ello puede llamar la atención de los delincuentes. Si se lleva mochila, hay que colocarla por delante.

Tampoco es recomendable lucir joyas u objetos valiosos. Cuando se viaja en autobús o metro, lo mejor es colocarse cerca de las puertas o salidas de emergencia y también de las palancas de emergencia. Además, es mejor alejarse hacia un lugar más despejado.

Hay que estar siempre alerta. Sobre todo, si se observan actitudes sospechosas de alguno de los viajeros o si la persona se queda sola en el transporte. Lo mejor es no distraerse en ningún momento para evitar potenciales actos delictivos.

Si se viaja acompañado o manteniendo una conversación telefónica, hay que tener cuidado con los temas de los que se habla y el volumen de voz en el que se hace. Ser discreto siempre será la mejor opción.

Hay muchas ocasiones en las que no se puede evitar tener que desplazarse en transporte público, pero tener en cuenta todos estos aspectos a la hora de hacerlo ayudará a viajar con mayor seguridad y a sufrir menos riesgos.